Comer de forma saludable también es posible aunque no tengas grandes ingresos

Comer saludable asimismo está al alcance de las familias de bajos recursos, mas se precisa de la predisposición de mudar hábitos alimentarios que están afectando la salud.

La crisis económica es un instante para reanudar la dieta rica en vegetales y leguminosas como lo hicieron los abuelos y bisabuelos, quienes prácticamente no se enfermaban.

Alén de meditar que las familias pobres no pueden llevar una dieta saludable por carencia de recursos económicos, se debe meditar en echar mano a productos naturales y económicos como las legumbres, los vegetales, las frutas y los cereales integrales.

Muchas familias creen que no comen saludable por la carencia de una porción de carne en su dieta diaria, lo que es equivocado.

comer saludable con bajos recursos

Con esto, apuntó que la carne no es imprescindible en la nutrición, aunque aporta proteína que el cuerpo precisa para su adecuado funcionamiento, esta se puede substituir de forma económica y saludable, para esto planteó la mezcla entre las leguminosas y los cereales que sí están al alcance de las familias de bajos recursos.

Se ha comprobado que, con menos de diez dólares estadounidenses al día, una familia de 4 miembros podría desayunar, comer y cenar de forma saludable; no obstante, se requiere informarse apropiadamente, y tener predisposición de mudar sus hábitos alimentarios ricos en grasas que están causando serias enfermedades y muerte.

Los vegetales deberían ocupar el sesenta por ciento del consumo diario, una ensalada de lechuga, tomate, cebolla, añadirle alguna fruta de temporada que es más económica acompañada de cereal como el amaranto, la chía o bien el ajonjolí, entre otros muchos.

Las frutas y verduras pueden consumirse con libertad, puesto que dan vitaminas, minerales, agua y fibra al organismo, estas deben consumirse como una parte de la colación.

Un veinte por ciento lo deben ocupar las leguminosas como el frijol, haba, lenteja o bien garbanzo que son de costes alcanzables y que generalmente se consumen en los hogares.

El otro veinte por ciento lo deben ocupar las proteínas, en donde se considera la carne de res, cerdo, pollo, pescado; no obstante, que pueden ser reemplazados por soja considerablemente más económico.

Related posts