¿Dormir dos horas al día? El mito del sueño polifásico

ruigsantos | Shutterstock Cuentan los cotilleos que es posible mudar nuestro hábito de sueño de una manera radical. Una forma que nos dejaría aprovechar al límite el día y conseguir más tiempo. Hasta 22 horas al día, chillan a los 4 vientos los que defienden el procedimiento de sueño polifásico. Mas, ¿qué es esto? ¿Verdaderamente marcha este sistema? ¿O bien podría resultar peligroso para la salud? La ciencia no apoya este cambio radical de comportamiento. Mas veamos por qué razón.

¿Qué es el sueño polifásico?

Los primates, y entre ellos los humanos, somos eminentemente monofásicos (o bien bifásicos, más bien) en el momento de dormir. Esto desea decir que lo hacemos una vez al día a lo largo de un periodo notable (como pueden ser 8 horas). Existen, no obstante, casos menos comunes de personas que muestran un sueño polifásico debido a desórdenes del sueño o bien necesidades múltiples. Por poner un ejemplo ciertos profesionales militares o bien los astronautas que habitan la ISS. El término sueño polifásico fue acuñado por J. S. Szymanski, quien observó que ciertos patrones fisiológicos cambian de forma aproximadamente regular a lo largo del día. Por otra parte, muchos animales tienen un régimen polifásico natural. El sueño polifásico se acostumbra a asociar a un estado de alarma incesante en la naturalezaPor ejemplo, los perros duermen múltiples veces a lo largo del día a lo largo de cortos periodos de tiempo. No sabemos realmente bien en qué momento o bien de qué manera nos volvimos monofásicos ni por qué razón. Eso sí, se sospecha que nuestro estilo de vida social tiene mucho que ver. El sueño polifásico se acostumbra a asociar a un estado de alarma incesante en la naturaleza. Una forma de aprovechar la actividad al límite para eludir riesgos. Sin embargo, como afirmábamos, los primates normalmente somos todos monofásicos (o bien bifásicos, insisto), con lo que el misterio es todavía más bien difícil de desvelar.

Adoptar un régimen de sueño polifásico

La verdad es que sí se puede adoptar un sistema de sueño polifásico. Nuestra fisiología tiene las herramientas precisas para hacerlo. En verdad, como explicábamos al principio, existen numerosas personas que lo han hecho. Los bebés y las personas en edad avanzada tienden más a ser polifásicos que bifásicos o bien monofásicos. Las razones son muy distintas. La más habitual es un desorden en el ritmo circadiano. De esta forma llamamos a nuestro sistema de reloj interno. Este lo controla todo: desde nuestro hambre a nuestra sensación de cansancio a lo largo del día. El ritmo circadiano se adiestra día tras día, ajustándose a nuestros hábitos. Cuando se vuelve irregular, como en el caso de enfermedad, puede ocasionar graves trastornos que afectan al resto de nuestras funciones. Las primeras en verse perjudicadas son las cognitivas. En el peor caso puede ser mortal. Andrey_Kuzmin | Shutterstock Las personas que han amoldado su vida a un sueño polifásico acostumbran a precisar estar activos durante las 24 horas del día con regularidad. Es algo común, como afirmábamos, en militares, astronautas, pilotos, capitanes de navío y otros profesionales. En estos casos el trabajo les fuerza a estar frescos a cualquier hora, con lo que sus horas de sueño se alternan. Singular es el caso de los astronautas, que duermen a lo largo de 2 horas, trabajan a lo largo de 4 y vuelven a dormir (no siempre y en todo momento, mas es un régimen bastante común). Hoy en día, y fuera de estos círculos profesionales, hay un movimiento que aboga por adoptar un régimen de sueño polifásico para aprovechar más horas al día. Para esto se recomienda proseguir unos patrones de sueños ciertos conocidos como bifásico, Everyman, Dymaxion y Uberman. Estos sistemas han sido propuestos por diferentes personas, entre ellas sicólogos, a lo largo del tiempo. El primero y más esencial en plantear y probar uno de estos sistemas fue Buckminster Fuller quien planteaba una siesta de treinta minutos cada 6 horas. Ciertos de estos sistemas so bastante violentos con las horas de sueño cada día, llegando a reducir el periodo hasta las 2 horas totales.

¿Es perjudicial para la salud?

A grandes rasgos, sí. Esto debe matizarse, como es natural. Si bien semeja que los humanos sí que tenemos las herramientas fisiológicas precisas para amoldarnos, no todo el planeta reacciona tiene las capacidades convenientes. Para poder adoptar un sistema de sueño polifásico debemos poder amoldar nuestro ciclo circadiano, lo que fisiológicamente es costoso y molesto, cuando no peligroso. Se precisa de una disciplina y un cambio de hábitos radicales. Y todavía de esta manera, no siempre y en toda circunstancia es posible lograrlo. No todas y cada una de las personas están capacitadas para esto. Y, como hemos dicho ya, un cambio en nuestro ciclo circadiano puede resultar prejudicial para nuestra salud, disparando distintos trastornos. Imagen de Shutterstock Mas, aparte de este aspecto, adoptar un ritmo de sueño polifásico pretende ahorrar rascar horas al día. Esto asimismo puede ser realmente perjudicial. Hoy día los especialistas no acaban de ponerse conforme sobre el número de horas precisas para un hábito saludable. Al revés, cada persona precisa un número de horas de sueño diferente. Algo que además de esto cambia con el tiempo. Lo que sí se tiene claro es que la privación de sueño es perjudicial para la salud. Aún es mucho lo que ignoramos del sueño y su papel en nuestra vida. Mas se ha comprobado en numerosas ocasiones que su exceso o bien defecto es muy perjudicial para la salud. Y esto, exactamente, es lo que procuran ciertos métodos de sueño polifásico.

¿Qué afirma la ciencia?

No hay ninguna evidencia a nivel científico que avale el beneficio del sueño polifásicoAdemás de todo lo precedente, como recoge Piotr Woniak es un meta estudio donde recoge diferentes evidencias a nivel científico, no hay ningún beneficio en adoptar el sueño polifásico. Y es que, nuevamente, nuestro ritmo circadiano acostumbra a marcar nuestras capacidades. Por consiguiente, pese a que tratemos de forzarlo a amoldarse, lo que hacemos es realmente facilitar un aspecto complicadísimo de nuestra vida. Es más, conforme plantea este estudioso, amoldar nuestro sistema circadiano es realmente una falacia en tanto que existen demasiados factores que forzar en el proceso. Si bien esto asimismo podría ser discutido, lo que está claro es que hacerlo puede acarrear serios problemas médicos. De esta forma, adoptar un sistema de sueño polifásico semeja solo recomendable en el caso de necesidad y jamás, jamás, jamás, para rascar horas al día. Y es que si deseamos ser más eficaces, existen mejores sistemas.

Related posts