El médico que enseña a los emprendedores a pensar en grande

Es uno de nuestros oradores más populares mas, por si las moscas queda alguien que no le conozca, afirmaremos que Mario Alonso Puig es médico, especialista en cirugía general y del aparato digestible, miembro de la Academia de las Ciencias de la ciudad de Nueva York, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales y se formó en Harvard con el sicólogo Howard Gardner, el padre de la inteligencias múltiples. La lista es tan larga que remitiremos a quienes deseen consultarla a la página web de Mario Alonso PuigÉl mismo resta valor a sus méritos intelectuales, pues no considera que sea en la acumulación de conocimiento donde resida la clave del éxito, sino es, más bien, una cuestión de fe y entusiasmo. “Si nos fiáramos del intelecto, cualquiera que lo desarrollara debería entregar el salto a perseguir su sueño, mas no es así”, explica.Siguiendo la argumentación que Alonso Puig expone en muchas de sus conferencias, habría que iniciar por distinguir entre lo que es una fantasía- algo que nos distancia de la realidad- y lo que es la imaginación- algo que nos ayuda a crear una nueva realidad-. Es conveniente separarlas por el hecho de que al tiempo que la primera podría derivar en un trastorno, perseguir la segunda puede conducir a una transformación vital que suprima la separación entre donde nos encontramos y donde nos agradaría estar.Fe, pasión y también intelecto, por este ordenEl vértigo es lo que, en opinión de Alonso Puig, paraliza a las personas en la toma de resoluciones que les conduzca a una vida más acorde con sus sueños y sus aspiraciones. “El elemento que más batallas ha ganado al humano durante la historia es el miedo”, recobra el médico las palabras del pensador americano R.W. Emerson. Postergamos de esta manera voluntades a condicionantes del tipo “cuando tenga dinero …” o bien “si no dependiera absolutamente nadie de mi…” en pos de razones que justifican nuestra parálisis.Y es verdad que hay motivos, mas “el intelecto solo tiene capacidad para asistirnos a examinar, a estimar, mas no para despertar”. Esa energía para reinventarnos se encuentra, conforme Puig, en otro sitio “que está definido por 2 elementos. Unos es la fe, que es el sentido de certidumbre sobre algo pese a no tener patentizas, y la pasión, que te asistirá a sobreponerte de posibles caídas”. Esta sería la palanca sensible indispensable para entregar el salto. Reconoce, sin embargo, el médico lo complicado que resulta tener fe “porque nos agrada mucho supervisar las cosas y eso de pensar en mí y en mis posibilidades cuando estas todavía no han aparecido es complicado, puede parecer aun absurdo”.Cómo hacerloPor otro lado, la

Related posts