Esta manga tiene WiFi y ayuda en la rehabilitación de pacientes con derrame cerebral

En el campo de la medicina, múltiples científicos y también estudiosos han buscado la manera no solo de prevenir sufrimientos y enfermedades, sino más bien asimismo de asistir a quienes hoy día tienen alguna enfermedad y precisan tratamiento. Los tratamientos muy frecuentemente son agotadores, requieren tiempo, paciencia y un esmero extra a fin de que el paciente visite a su médico cada cierto tiempo, algo que en ocasiones complica la restauración. Para el caso de los pacientes que hayan sufrido derrames cerebrales, el tratamiento consiste en hacer una serie de ejercicios en casa y visitar al médico de forma periódica, a fin de que valore los avances desde la presencia del episodio, hasta el instante de la consulta. El inconveniente es que el médico debe confiar en que el paciente hace los ejercicios con corrección, puesto que estas terapias deben hacerse en casa y el tener un terapeuta presente en todo instante es algo muy costoso. Afortunadamente esto podría mudar en los próximos años merced a una manga inteligente que valora los movimientos del paciente.

M-Mark: la manga terapeuta

Esta manga ha sido desarrollada por estudiosos de la Universidad de Southampton en el R. Unido, en cooperación con el Instituto Imperial de la ciudad de Londres, y su pretensión es recoger información de de qué manera reaccionan los músculos del paciente a lo largo de sus terapias en casa. La manga, bautizada como M-Mark, está pertrechada con sensores de mecanomiografía, que son esencialmente pequeños micrófonos ultrasensibles capaces de medir las contracciones musculares, aparte de acelerémetros, giroscopios y magnetómetros, que recogen la información de las terapias del paciente y las mandan a través de WiFi a un PC, tablet o bien móvil inteligente, a fin de que tanto el paciente como el médico encargado, den seguimiento en tiempo real, aparte de que se guarda un registro para de este modo conocer y medir los avances. Con esto, se podría reducir la cantidad de visitas a un centro de salud, así sea para consulta con el médico o bien con un terapeuta, lo que reducirá costos y recorridos para el paciente, mas todavía de esta manera estaría recibiendo retroalimentación de sus progresos, algo esencial en esta clase de pacientes. Este proyecto es apenas una idea que desean desarrollar en un periodo de un par de años, para esto el Instituto Nacional de Investigación para la Salud del R. Unido (NIHR) ha concedido un presupuesto de un millón de libras, para poder desarrollar el primer prototipo más adelante en este año, y empezar con las pruebas en pacientes lo antes posible, con miras a tener un producto comercial en dos mil diecinueve. Más información | University of Southampton En Xataka | Este casco se desfigura para resguardar el cerebro de los futbolistas americano

Related posts