Juego de Tronos 6×09: la dulce venganza

Hemos llegado al fin a la parte final de la época. Y vaya que lo hemos hecho con un increíble capítulo (al fin). HBO no se anduvo con rodeos al hacernos conocer hace cierto tiempo el título de este noveno episodio: The Battle of the Bastards. Claro que sabíamos bien lo que se cocinaba después de 3 episodios por demás lentos y sin mucha acción. Lo mejor es que el episodio es increíble en todos y cada uno de los sentidos. Es descorazonador, lúcida una impotencia irrefrenable, es claustrofóbico (más de lo que debería), sanguinolento, lleno de mucha acción y unas tomas increíbles. Y lo mejor de lo mejor: está repleto de exquisita venganza. El capítulo de la batalla más que aguardada fue confeccionada bajo la dirección de Miguel Sapochnik, quien logró un efecto de verdad señalado que gozamos los miles y miles de fanes sintonizados a la transmisión. Antes de nada, la familia Stark padece una baja más: es Rickon quien cede frente a un juego malévolo (el último) que juega Ramsay con él. Entonces… entonces vino la épica batalla. Como elemento visual narrativo de este encuentro de bastardos sobresale que la vivimos desde la perspectiva de Jon; nunca lo abandona la cámara y poquísimo podemos ver de lo que ocurre al mermado ejército que riña a la vera de los Starks. Como pudimos lucubrar ya antes, Sansa sí había escrito a Littlefinger exigiéndole la protección prometida. Claro que este espera a llegar en el último instante y salva la batalla que con no pocos sacrificios apenas estaba librando y que, muy seguramente habría perdido Jon. Lo mejor es la venganza de Sansa; que los estandartes de los Stark al fin reluciendo en Winterfell, justo como en una, que se antoja, lejanísima temporada. Rickon va a descansar al fin en las criptas donde yacen los Starks. Ahora bien, al otro lado del mar nos hallamos con el regreso de la Madre de Dragones para solo darnos cuenta que no tiene intensión de negociar y sí de dejar muy en claro que absolutamente nadie ni nada la desmotivará de su empresa de recuperar el trono que le pertenece. Asimismo pudimos ver de qué forma Asha y Theon Greyjoy han alcanzado la costa de Mereen para reunirse con Daenerys. Tyrion por su lado asimismo consigue un tanto de venganza al ver al disminuido Theon y no al soberbio chaval que conoció en Winterfell que se la pasó bromeando a cerca de su estatura. Asha y Daenerys hace un trato de batallar juntas. Dany le solicita fidelidad, un Westeros unificado y acciones nobles en la batalla, es decir: no hurtar, no violar, no asaltar. Indudablemente Daenerys sabe jugar un juego diferente a todos. Lo que nos queda es aguardar el cierre de esta pasmante temporada con el próximo final de temporada que va a durar sesenta y nueve minutos, el más largo de la historia de Game of Thrones.

Related posts