La inspiradora historia de la startup que escuchaba a las larvas

Su primordial contendiente es la propia experiencia de sus clientes del servicio. José Luis Bustos, CEO de BrioAgro Technologies, controla de esta forma de cerca su modelo de negocio, que está enfocado para y por los labradores. “Somos conscientes que tenemos un cliente del servicio realmente difícil, que es el labrador, y nuestra estrategia es continuar ensayando para entregar solución a todas y cada una de las necesidades de los labradores. Sin olvidar que nos movemos en la inseguridad por el hecho de que cada cultivo es un mundo”.Aunque BrioAgro nació en el mes de febrero de dos mil quince, la idea inicial en la que trabajó Bustos y su equipo de ingenieros era procurar solucionar un inconveniente que afectaba a las palmeras en Andalucía: la detección de una plaga de picudo colorado (un insecto que afecta a las palmeras). “Desarrollamos un dispositivo que escuchaba el estruendos que hacían las larvas de picudo colorado en las palmeras. Y desde ahí, desarrollamos una tecnología que deja advertir cosas por medio de sensores. Esa primera iniciativa tenía muchas contrariedades de mercado, mas nos asistió a hacer un desarrollo para solucionar ese inconveniente. Nos dimos cuenta que sí advertía al picudo, mas entonces implicaba la administración de fungicida para matar al insecto. Y eso no era ni tan rentable ni tan eficaz por medio de las diferentes soluciones fitosanitarias. Mas la detección era perfecta”.Como ya tenían la tecnología, un día, hablando con ingenieros agrícolas de Almería, Bustos advirtió la posibilidad de aplicarla por medio de sensores y conseguir información de lo que pasaba en los invernaderos. “Eso fue en el mes de agosto de dos mil catorce y también incorporamos a nuestro término de modelo la pata de ingenieros agrícolas”.Una de las cooperativas, de Najar (Almería) les encargó el desarrollo de un producto a la medida. En el mes de octubre de dos mil catorce, ya tenían un prototipo en esa línea. Y desde ese momento hasta mayo de dos mil quince, estuvieron haciendo pruebas. “En líneas generales, ¿qué procuraban los labradores? Medir las primordiales variables en las que pueden intervenir. Y sobre esas variables, fue sobre las que trabajamos ese prototipo, teniendo presente que había de ser de bajo costo y muy optimado. Nuestro dispositivo recoge toda la información sensible y la manda a la nube y el labrador, mediante su teléfono, tableta o bien computador se conecta a la nube para acceder a la información de su invernadero. Se recoge en tiempo real, lo que le deja al labrador supervisar cualquier cambio en sus variables. Le deja hacer seguimiento y también históricos para hacer análisis más en profundidad”.El pasado mes de septiembre fueron uno de los 7 proyectos elegidos, entre más de cien proyectos de cuarenta y cinco países, para entrar en la aceleradora agroalimentaria Orizont (www.orizont.es) y, desde ese momento, operan desde el Vivero de Innovación Agroalimentaria, de Tudela (Navarra), donde están redefiniendo y mejorando su modelo de negocio.Por ahora, BrioAgro tiene afianzada su línea de negocio enfocada a la administración de invernaderos, “que, en determinada medida, es una microfactoría de producción agrícola, donde el labrador procura supervisar al límite posible todas y cada una de las variables. En los invernaderos hay homogeneidad de productos, de temperatura, de riego… Y para nosotros supervisar esas variables es más simple que hacerlo en el exterior. Nuestro producto deja supervisar la humedad del suelo, conductividad, temperatura del suelo…, como variables de microambiente”.Bustos considera fundamental trabajar en contacto diario con los labradores, para saber uqé precisan en todo instante. “Estamos trabajando en un proyecto que tiene por nombre riego inteligente, inteligencia basada en la colección de datos ya publicados sobre cuáles serían las recomendaciones de riego para cada cultivo, unido a esa información que damos con nuestro módulo de riego (que señala al labrador en qué momento debe regar conforme el género de suelo que tiene y las necesidades del cultivo). Esto deja actuar en las bombas de riego a fin de que rieguen solo cuando se genera esa necesidad. Este producto ha sido de los propios labradores que nos han dicho que en tanto que medíamos la humedad del suelo y en qué momento hay que regar, ¿por qué razón no me mandas la orden a las bombas de riego a fin de que lo hagan?”.El mercado de referencia de BrioAgro es el de España, que es el tercer país del planeta en superficie de invernaderos, tras China y Estados Unidos. “Para el labrador, somos una innovación. Todo esto tiene muchos usos, mas todavía no ha calado y de ahí que tenemos en Andalucía el primordial mercado de Europa. Carecería de sentido centrarse en otros mercados, cuando este, para nosotros, es el mercado más atractivo”.

Related posts