Tatuajes y derechos de autor: denuncian a 'NBA2K' por usar los tatuajes de los jugadores sin permiso

Los juegos para videoconsolas deportivos han avanzado notablemente en los últimos años: de enseñar apenas un conjunto de pixeles representando a un jugador a recrear su aspecto de la manera más fidedigna posible: físico, rasgos faciales, peinados y… tatuajes. Esto último no ha agradado nada a los miembros del estudio de tatuajes Solid Oak Sketches, que ha desarrollado los grabados que llevan en su cuerpo ciertas estrellas de la NBA, como LeBron James y Kobe Bryant, entre otros muchos. Desde Solid Oak Sketches se quejan de que los responsables de la saga de juegos para videoconsolas 'NBA2K' no han conseguido licencias para reproducir sus diseños y, por consiguiente, el juego para videoconsolas los reproduce sin permiso y vulnerando su propiedad intelectual. Solicitaban 1,1 millones de dólares americanos por la licencia, algo que los desarrolladores no admitieron, y de ahí que ahora Solik Oak Sketches les ha denunciado.

¿Quién es el dueño de los derechos de autor de un tatuaje?

Si te haces un tatuaje, ¿a quién pertenecen los derechos de autor de este una vez este ya está sobre tu piel? D. Maeztu, letrado especialista en TIC, examinaba hace cierto tiempo esta cuestión en Del Derecho y las reglas de forma bastante precisa: la enorme mayoría de los tatuajes pueden considerarse obras que encajan en lo que establece el artículo diez de la LPI y por tanto objeto de propiedad intelectual. Que entonces ese diseño se haga sobre tu piel no quiere decir que pases a ser el dueño en tanto que sencillamente se hace un cambio de soporte (del papel donde podía estar en un inicio al cuerpo del usuario). Esto no implica que los derechos de autor cambien de manos, conforme explica Maeztu citando el artículo cincuenta y seis de la LPI: 1. El adquirente de la propiedad del soporte a que se haya incorporado la obra no va a tener, por este solo título, ningún derecho de explotación sobre esta última. Si bien el tatuaje esté sobre tu piel, la ley de España afirma que el creador del diseño sostiene sus derechos de autor En resumen: conforme la ley de España, los jugadores no serían dueños de sus tatuajes y, por ende, no son los que deben entregar permiso para ser reproducidos, sino más bien los diseñadores de exactamente los mismos. ¿Por qué razón entonces no deben abonar una licencia por mostrarlos en público? El tatuador de Beckham lo procuró hace ya tiempo, mas acá D. Maeztu explica realmente bien la diferencia: Como es lógico la intención de este señor semeja razonable si enfocamos solamente el derecho de propiedad intelectual, mas no obstante más razonable es meditar que los tatuajes sobre un cuerpo se verán cuando esta persona pasee por la calle o bien salga por T.V., con lo que existiría una permiso implícito anterior a la realización del tatuaje a fin de que exactamente el mismo sea empleado de esta forma normal por el futbolista. Cuestión diferente sería si los responsables de la imagen de Beckham usasen sus tatuajes en camisetas o bien ornamentos, o bien aun como tatuajes adhesivos para pequeños, puesto que en un caso así la utilización de la obra si sobrepasaría de lo que frecuentemente se puede inferir de la relación tatuador-tatuado, suponiendo una infracción de los derechos de propiedad intelectual del autor.

Vale, ¿y en un juego para videoconsolas?

La cuestión es si un jugador, que puede lucir con libertad un tatuaje por la calle o bien en los partidos, puede por si fuera poco ser reproducido en un juego para videoconsolas con su aspecto. Desde Solid Oak Sketches piensan que no, o bien cuando menos no sin pasar ya antes por caja y pagar una licencia para poder representar los tatuajes sobre la piel de su versión virtual. No es el primer caso de este género que llega a los tribunales estadounidenses. En dos mil doce, un tatuador denunciaba al estudio del juego para videoconsolas 'UFC Undisputed' al haber reproducido el tatuaje que tiene el luchador C. Condit sobre su personaje en el juego. El juez le dio la razón y forzó a los desarrolladores a pagarle veintidos.500 dólares estadounidenses. El artista apeló demandando más dinero, si bien el estudio ya estaba por aquella temporada en ruina. Volviendo al caso actual, ¿por qué razón solicitaron entonces 1,1 millones de dólares americanos por la licencia? En Solid Oak Sketches cogieron como referencia esos veintidos.500 dólares americanos por cada entre los 8 tatuajes mas asimismo sumó otro extra por el hecho de que 2 de los tatuajes de LeBron James se emplearon en la primera plana de la versión de dos mil catorce del juego. De ahí que, según ellos, 1.144.000 dólares estadounidenses es una cantidad razonable para una licencia válida por siempre. Aun deberemos aguardar para poder ver qué decide el juez, mas probablemente muchos estudios de desarrollo de juegos para videoconsolas van a estar observando muy de cerca el caso. ¿Vamos a llegar a ver jugadores con tatuajes genéricos y también inventados, como ya en su día empezamos a ver juegos que, por no tener derechos, debían inventarse el nombre de los jugadores y sus equipos? Vía | Ars Technica

Related posts