Una casa y un coche que han sido impresos en 3D y saben cómo compartir su energía: AMIE

En las imágenes veis un vehículo y un pequeño edificio, semeja que no hay demasiado misterio en ellos, mas los dos están construidos usando la última tecnología de impresión 3D. El proyecto que los abarca lleva por nombre AMIE, y no solamente nos enseña sus avances en impresión, asimismo plantea una casa que nutre de energía al vehículo, y a la inversa. Los 2 elementos pueden guardar energía y compartirla con el otro, mas tenemos a la ‘casa’ como generador primordial, puesto que la zona superior está cubierta de paneles solares. El diseño alargado de AMIE 1.0 – Additive Manufacturing Integrated Energy Structure – es particular, con una vista lateral que se semeja a las branquias de un pez. AIME es una de la estructuras más grandes en las que se emplea fibra de carbono impresa El primordial reto en el diseño de la casa debe ver con la debilidad de las estructuras 3D, con lo que decidieron emplear piezas hechas con fibra de carbono – impresas -, que por su parte se fortalecen con plástico y varillas de acero. La estructura primordial se marcha montando con unos módulos en forma de anillo – cuadrado -, que casan como un rompecabezas y se pueden extender con facilidad. Creo que queda más claro con el próximo gráfico animado:

Compartiendo la energía

La casa tira de energía solar para darle vida a luces, frigo o bien estufa, mas el vehículo cuenta con un sistema híbrido: batería y gasolina. La gracia está en la carga por inducción que tienen los dos elementos, y que comienza a marchar cuando el vehículo estaciona en la zona habilitada. Os vais a preguntar quién determina de qué manera se pasa la energía de un factor a otro. Puesto que hay un computador en la casa que está ejecutando un algoritmo dedicado a esos menesteres: si la casa precisa electricidad, se la birla al vehículo, o bien a la inversa. El sistema tiene presente aun el tiempo meteorológico para guardar energía. El proyecto pone encima de la mesa nuevas ideas en métodos de fabricación, en los que se tiene presente el funcionamiento energético del habitáculo, al tiempo que se procura que los restos sean mínimos. AMIE es el desenlace de una cooperación del departamento de energía de U.S.A., en concreto el laboratorio Oak Ridge National Laboratory, la Universidad de Arquitectura de Tennessee, y la compañía de diseño y arquitectura Skidmore, Owings

Related posts